Los KPIs o Indicadores Clave de Desempeño son los datos más importantes y de los que obtenemos la información para monitorizar nuestra estrategia y poder mejorarla. Establecer los KPIs correctos es una de las tareas más complicadas para los analistas, por lo que hay que realizar dos pasos antes de aventurarnos y elegir a ciegas.

Lo primero de todo es, definir el objetivo que persigue la empresa, y aquí es donde entra el criterio SMART, estas son las siglas en inglés para:

  • Specific (Específico)
  • Measurable (Medible)
  • Achievable (Alcanzable)
  • Realistic (Realista)
  • Time-bound (Acotado en el tiempo)

Por ejemplo, un objetivo sería Aumentar el número de usuarios inscritos en X en un período de tiempo de Y.

El segundo paso sería elegir las estrategias y planes de acción. Queremos saber el cómo ahora que tenemos definido el qué. Utilizando las métricas que nos dan Google Analytics, Facebook, Twitter, etc, establecemos el plan a seguir. A continuación, vamos a poner un ejemplo para Twitter para que todo esto sea más sencillo de entender:

Si nuestro objetivo es conseguir 3000 seguidores nuevos en el próximo trimestre tendríamos que elegir entre las distintas métricas:

  • Nº de seguidores
  • Nuevos seguidores
  • Ratio seguidores / seguidos
  • CTR enlaces
  • RTs / Nº de Tweets
  • Impresiones
  • Favoritos
  • Menciones de tus hashtags

Hay que tener en cuenta que estos no sin KPIs en sí, entre estas métricas tenemos que decidir cuáles son más importantes y nos van a ayudar a conseguir la información que realmente nos interesa para cumplir nuestro objetivo. En este caso los KPIs a elegir serían: El número total de seguidores y los nuevos seguidoresEsto no quiere decir que el resto de métricas no sean importantes, pero no son las que nos van a ayudar a lograr nuestro objetivo.

Esperamos que os haya gustado este post y si tenéis alguna duda relacionada con el tema, estaremos encantados de responderlas.